Estas en:                     

La Página de Piccard, El Marqués                    

 

 

========

Mapa de

la Página

Fotos de

mi País

Para

Leer

Para Pensar

Para Escuchar 

y cantar

Viajeros

del Tiempo

 

Biblioteca de lo extraño

Premios

Halagos

y

Vínculos

a WEBs

Regalitos

 y

Libro de

Visitas

4

 

 

==========

 

 

Viajeros del Tiempo V

==============================================================================

Cosmonautas en la antigüedad

"Recreación ficticia"

 

 

La Biblia, Antiguo Testamento, Libro N ° 26 "Ezequiel"

 

 

1 Aconteció en el año 30, en el mes cuarto, a los cinco días del 

mes, que estando yo, en medio de los cautivos junto al rió 

Chebar los cielos se abrieron y vi visiones de Dios.

2 En el quinto año de la deportación del rey Joaquín, a los cinco

días del mes.

3 vino palabra de Jehová al sacerdote Ezequiel hijo de Buzy, 

en la tierra de los caldeos, junto al río Chebar; vino allí sobre el,

la mano de Jehová.

4 Y miré, y he aquí venia del norte un viento tempestuos0, y 

una gran nube con un fuego envolvente, y alrededor de el un 

resplandor y en medio del fuego, algo que parecía como bronce

refulgente.

5 y en medio de ella la figura de cuatro seres vivientes. Y esta

era su apariencia: había en ella semejanza de hombre

6 Cada uno tenia cuatro caras y cuatro alas .

7 y los pies eran derechos y la planta de sus pies, como planta

de pié de becerro; y centelleaban a manera de bronce muy 

bruñido.

8 debajo de sus alas, a sus cuatro lados, tenían manos de hombre;

y sus caras y sus alas por los cuatro lados.

9 con las alas se juntaban el uno al otro. No se volvían cuando

andaban, sino que cada uno caminaba derecho hacia adelante.

10 Y el aspecto de sus caras era cara de hombre y cara de león 

al lado derecho de los cuatro, y cara de buey a la izquierda de

los cuatro; asimismo había en los cuatro cara de águila.

11 así eran sus caras. Y tenían sus alas extendidas por encima,

cada uno dos, las cuales se juntaban; y las otras dos cubrian

sus cuerpos.

12 Y cada uno caminaba derecho hacia adelante; hacia donde

el espíritu les movía que anduviesen, andaban; y cuando 

andaban, no se volvían.

13 Cuando a la semejanza de los seres vivientes, su aspecto era

como de carbones de fuego encendidos, como visión de hachones

encendidos que andaba entre los seres vivientes; y el fuego

resplandecía, y del fuego salían relámpagos.

14 Y los seres vivientes corrían y volvían a semejanza de

relámpagos. 

15 Mientras yo miraba los seres vivientes, he aquí una rueda

sobre la tierra junto a los seres vivientes, a los cuatro lados.

16 El aspecto de las ruedas y su obra era semejante al color

del crisolito. Y las cuatro tenían una misma semejanza; su

apariencia era como de rueda en medio de rueda.

17 ...

18 ...

19 Y cuando los seres vivientes andaban, las ruedas andaban

junto a ellos; y cuando los seres vivientes de levantaban de la

tierra, las ruedas se levantaban.

20 ...

21 ...

22 Y sobre las cabezas de los seres vivientes, aparecía una

expansión, a manera de cristal maravilloso, extendido encima

sobre sus cabezas.

23 ...

24 ...

25 ...

26 Y sobre la expansión que había sobre sus cabezas se veía

la figura de un trono que parecía de piedra de zafiro; y sobre

la figura del trono había una semejanza que parecía de hombre

sentado sobre el. 

 

Hasta aquí, hemos trascripto las palabras de un hombre que

vivió en Tel-Abib, sobre el río Chebar, en Caldea, hace mas de

dos mil quinientos años y que supuestamente estaba describiendo

una nave espacial ,una máquina que ni conocia ni podia 

describir y que solo atinó a comparar con la "gloria de Jehová"

como toda la humanidad, que también fue incapaz de interpretar

técnicamente la visión y  todos sus aspectos relacionados,

atribuyéndole un origen divino hasta que conocimos vehículos

capaces de alzarse por los aires.

 

Joseph F. Blumrich, ex ingeniero de la NASA , estudió el caso

con la intención de refutar las teorías de Erich von Daniken 

y su sorpresa fue mayúscula pues terminó confirmando la teoría

que pensaba destruir y dibujando la nave, siguiendo el relato

bíblico, advirtiendo que la misma era técnicamente viable.

 

Era algo insólito en la historia milenaria de la exégesis de la 

Biblia que un ingeniero se dispusiera a interpretar sus textos 

con espíritu crítico. Joseph F. Blumrich, fue jefe del grupo técnico

de construcción de la NASA en Huntsville, Alabama, es titular

de numerosas patentes para la construcción de grandes cohetes,

y posee la Exceptional Service-Medaille de la NASA.

Por su cualificación técnica, en su libro "Y los cielos se abrieron", 

demostró la existencia de la nave espacial del profeta Ezequiel.

Dice Blumrich en el prólogo que, en realidad, él pretendía 

demostrar la «inviabilidad» de mis afirmaciones, pero que nunca

un fracaso resultó tan fecundo, tan fascinante ni tan halagüeño.

Resultados de las investigaciones técnicas de Blumrich:

De la descripción que hace Ezequiel puede deducirse el aspecto general de las naves. Es decir, que cualquier ingeniero podría deducir las características del aparato y reconstruirlo. Cuando uno comprueba que el aparato no sólo es técnicamente posible, sino que esta bien resuelto y encuentra además, en la descripción de Ezequiel, unos detalles y procesos técnicamente correctos, entonces comprende uno que ya no se puede hablar de simples indicios. He descubierto que la nave de Ezequiel tiene unas dimensiones muy plausibles:

 

Impulso específico                        Isp = 2.080 seg

Peso de la construcci6n                 Wo = 63.300 kg 

Combustible para el regreso          W9 = 36.700 kg

Diámetro del rotor                         Dr = 18 m

Potencia de accionamiento del

rotor (total)                                   N = 70.000 CV 

Diámetro del cuerpo principal         D = 18 m 

Estos datos denotan una nave no sólo técnicamente factible, sino idónea para sus funciones y su misión. Nos sorprende encontrar un nivel técnico que no es en modo alguno fantástico, sino que, si mucho me apuran, está ya casi a nuestro alcance, es decir apenas por delante de nosotros. Además, los datos apuntan a una nave espacial utilizada en combinación con una nave nodriza situada en órbita alrededor de la Tierra. Lo único fantástico es que semejante nave espacial fuera una realidad tangible hace ya más de 2.500 años.

Las investigaciones de Blumrich dieron como resultado la

construcción, siguiendo las descripciones de Ezequiel, de una rueda que podía girar en todas las direcciones, por la cual, el 

5 de febrero de 1974, obtuvo la UNITED STATES PATENT n.o 3.789.947, otro reconocimiento de la viabilidad del informe hecho por Ezequiel.

 

 

Los libros se llaman: 

"Ezequiel vio una nave extraterrestre" de Joseph Blumrich 

editado por Editorial ATE  y 

La Estrategia de los Dioses de Erich Von Daniken

editado por Plaza y Janes     

La Biblia  - Libro de Ezequiel 

 

Por toda la tierra, se encuentran huellas de visitas

extrañas en la antigüedad, que recién ahora que

saltamos al cosmos, comenzamos a entender. 

 

U

Si Quieres Escribime tus comentarios

Más sorpresas en: Viajeros del tiempo VI

 

Volver a la página principal