Estás en:                     

La Página de Piccard, El Marqués                    

 

 

========

Mapa de

la Página

 

Fotos de

mi País

 

Para

Leer

 

Para Pensar

 

Para Escuchar 

y cantar

 

Viajeros

del Tiempo

 

 

Biblioteca de lo extraño

 

Mitologia

 

Premios

Halagos y

Vínculos

a WEBs

 

Regalitos

y  Libro

de Visitas

4

 

 

==========

 

Para Pensar

CAPITULO II ================

====================================

Una charla sobre un jardín interior  

Que el amor se puede dar y recibir sin proximidad  es tanta verdad como que el ciberamor es una forma muy parecida al muy conocido “amor platónico” ese sentimiento que solo se expresa a la distancia, sin ningún tipo de contacto, salvo el de la coincidencia del espíritu y del alma.

Hablamos siempre de dos seres que están muy lejos uno del otro y que saben de antemano que nunca se van conocer personalmente, o que les será difícil hacerlo, pero que se han sentido atraídos, vaya uno a saber por que misterio, de una manera inequívoca.

Ahora piensa también que cada individuo tiene una pequeña zona de sus sentimientos que habitualmente no esta asignada, no tiene dueño, no tiene habitante, es una zona intima, secreta, en general tapizada de ilusiones, fantasías, los mas íntimos deseos. Estoy seguro que es así.

Algunos la llevan así toda la vida, secreta, solo él y su paraíso íntimo;  otros a veces dejan entrar a alguien y se alimentan las ilusiones, y las fantasías, y se imaginan cumplir los deseos.

Todos tenemos esas pequeñas zonas, yo la tengo, tu también la tienes, aunque a lo mejor todavía no la has reconocido o no la has querido reconocer .

Y allí se juega el juego de la seducción mutua, el juego de compartir dulzuras, el juego de mimarse, el juego de intercambiar los corazones, el juego de las caricias, ( si dije bien de las caricias aunque no nos podamos tocar ni siquiera las yemas de los dedos) el juego del placer.

Tu crees que esté mal?, finalmente  es en un rincón del pensamiento y del alma vedado a todos los demás, con lo cual, los que juegan ese hermoso juego, no le quitan nada a nadie,

Es mas, se despiertan, se alertan, se hacen mas sensitivos y eso aunque te cueste creerlo redunda en beneficio de quienes los rodean.

Por eso ese rinconcito, ese jardín intimo,  debe ser cuidado. No se usan las flores de nadie,  ni los mimos de nadie,  ni el amor de nadie, se usa solo lo que se tenia reservado para si mismo, pero que en algún momento, al aparecer el ser adecuado, hay con  quien compartirlo.

Es ese ser que advierte que tiene su jardín al lado del nuestro y que no hay cerca de por medio;  es ese ser que, al igual que uno, tenia su jardín medio abandonado por las obligaciones;  planchar, ir a la oficina, manejar, atender a los chicos, pagar las expensas, cobrar cuentas, pagar cuentas, ir a reuniones interminables, lavar la ropa, lavar el coche, atender a los suegros, ir al fútbol,  reunirse con amigos, y todo eso que significa ese quehacer diario que termina por agotarnos y hacernos creer que vivimos la vida intensamente !, cuando es totalmente al revés.

Piénsalo, se puede tocar con palabras, uno puede emocionarse con palabras y esto estimula el mejoramiento  del individuo.  

Amiguita, espero que te haya gustado, es todo opinable, pero soy un convencido de que la cabeza no la tenemos solo para llevar el cabello y también estoy persuadido de que existe un mundo de ideas en el cual, los que tienen imaginación, llevan las de ganar, se están adelantando al futuro, un futuro mas próximo de lo que la gente piensa, y muy promisorio para los que tengan desarrollados los sentimientos, el intelecto y el alma.  

Para Pensar El Amor - 

Piccard,  El Marqués

 

               

Escríbeme tus comentarios quieres?

       Mas para pensar en Para Pensar II                                                                          

Volver a la pagina principal